EL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN EL NIÑO DE 0 A 3 AÑOS
El lenguaje aparece desde el primer año de vida y acompaña a casi todas las actividades humanas. Además, su adquisición no requiere un esfuerzo especial para los niños.
En la interacción entre el bebe (aún si lenguaje), y su madre, se observan conductas comunicativas con una alto grado de eficacia en la consecución de objetivos esenciales para el bienestar del niño. Este entendimiento, permite al bebe informar sobre sus estados fisiológicos, afectivos y cognitivos antes de la adquisición del lenguaje. Estas interacciones comunicativas de los bebes con los adultos son esenciales para el posterior aprendizaje del lenguaje.
Mucho antes de poder hablar los niños son sensibles a la comunicación verbal del entorno. Reaccionan selectivamente a la voz humana. Hacia la sexta o séptima semana, el bebe puede distinguir entre entonaciones ascendentes o descendentes. Muy pronto, los estados afectivos del niño pueden variar a causa de los diferentes patrones entonativos del adulto. Los bebes se sirven de indicadores como la cantidad, el volumen y la melodía del habla que se le dirige. A pesar de la predisposición del niño al lenguaje y de su placer al oír los sonidos emitidos por el entorno en las conversaciones, hasta los 12-15 meses no llegará realmente a emitir sus primeras palabras identificables.
Las primeras palabras que expresa el niño, por lo general, tienen la función de designar, de expresar y de ordenar. Muy a menudo, es necesario conocer el contexto para interpretar estas primeras palabras. La utilización y la frecuencia de las palabras varían mucho según los niños. Puede suceder que el vocabulario de un niño está formado casi únicamente por nombres, mientras que el de otro niño incluya abundantes palabras con una connotación social. Estas variaciones dependerán del entorno particular de cada niño y de los factores inherentes a su personalidad.
En general el desarrollo de la comprensión sucede antes que la producción del habla. El niño comprende algunas palabras y determinadas estructuras antes de que él pueda producirlas, asimismo, el niño comprende otras palabras y otras determinadas estructuras, en el curso de sus intentos de producción y comprensión.
La evolución del lenguaje entre el año y los tres años de vida, se caracteriza por el acceso a la asociación de dos o más palabras. Parece que no existen unas lenguas más difíciles que otras en cuanto a su aprendizaje por parte del niño, la adquisición del lenguaje parece relativamente fácil para todos los niños del mundo.
Desde los 3-6 años el niño consigue ya dominar la estructura fundamental de su lengua materna, y se muestra capaz de hablar inteligiblemente y sin demasiadas faltas sintácticas ni morfológicas.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top