LA ETAPA DE EDUACIÓN INFANTIL: EL NIÑO COMO SER UNICO

La familia es para el niño su primer núcleo de convivencia y de actuación. El pequeño, modela su construcción como persona a partir de las relaciones que allí establece de forma particular y según son atendidas sus necesidades básicas.
Los padres establecen un vínculo con el niño que les permite interpretar aquellas demandas de atención y de cuidado que precisa su hijo en cada momento. Para los niños no es adecuado cualquier tipo de sociedad, familia o cualquier tipo de escuela, sino aquellas que le permitan encontrar respuestas a sus necesidades. 
Cuando el niño llega a la escuela de educación infantil pasa de ser un anexo de su familia a ser visto y reconocido como él mismo, como una personita que existe separadamente de su núcleo familiar. Por ello es importante cuidar esta separación de su familia y que el niño se sienta querido y seguro en el nuevo entorno.
Desde la escuela debemos acompañar al niño en esta nueva etapa para que sea un agente activo en la adquisición del conocimiento y para acceder con placer a la conquista de su autonomía. Para ello crearemos un entorno educativo que permita a los niños ser conscientes de sus propias sensaciones, percepciones, necesidades y experiencias.
Los educadores debemos organizar las distintas actividades a partir de las peculiaridades e intereses de cada niño en particular y  del grupo en general, teniendo en cuenta su nivel madurativo, afectivo y cognitivo. Dichas actividades deben tener la plasticidad necesaria para ajustarse a cada uno de los alumnos. Un correcto clima de acogida y de seguridad favorecerá la adquisición de los conocimientos y de los aprendizajes que se darán durante el curso escolar.
Es importante que los profesionales que trabajamos en esta etapa seamos receptivos al momento madurativo y psicoafectivo de los niños. Un proyecto educativo coherente entenderá al niño como un ser único, ofreciéndole la posibilidad de existir como sujeto diferente  y portador de unas competencias determinadas. Se trata de escuchar al niño, de comprenderlo y de ajustarse a su momento evolutivo y madurativo.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top