LA TIMIDEZ EN LA INFANCIA

La timidez es un comportamiento frecuente en la infancia, caracterizado por una conducta de inhibición social y de retraimiento transitorio ante diversas situaciones. A veces, este comportamiento puede estar unido a cierta tensión o expresión de temor y ansiedad.
En ocasiones (menos habituales), la timidez infantil ocurre como un comportamiento normal desde los 5 meses de vida, al huir o llorar ante extraños. Con uno o dos años de edad, suele ser más habitual e ir, a su vez, asociada a síntomas propios de ansiedad de separación, pero en estos años todavía no debe ser considerado patológico.
Un porcentaje no despreciable de niños en edad escolar actúan con un comportamiento tímido que puede aumentar en la adolescencia porque más de la mitad de los adolescentes se reconocen y se muestran tímidos. Muchos niños preescolares no hablan cuando se encuentran ante un desconocido y se esconden detrás de los padres cuando se les pide que contesten. Sin embargo esta conducta debe considerarse normal ya que filogenéticamente se trataría de un comportamiento defensivo.
Sin embargo, aunque la timidez sea un comportamiento frecuente en estas edades, no debemos obviarlo, ya que es aconsejable ayudar a los niños tímidos a superar la ansiedad y la angustia que forman parte del comportamiento y las cogniciones tímidas.

Algunos trastornos como la tartamudez o el mutismo selectivo son un ejemplo de asociación de timidez, ansiedad y lenguaje. Hay niños que se niegan a hablar en determinadas situaciones y con determinadas personas. Suelen hablar en sus hogares y no en la escuela, por ejemplo. Si esto sucede a principios de curso y no dura más de un mes suele considerarse normal, pero si excede ese tiempo es recomendable consultar con un experto ya que podría interferir con el rendimiento académico y la comunicación social.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top