EL DESARROLLO MOTOR Y SU INCIDENCIA EN EL DESARROLLO COGNITIVO
Durante sus primeros años de vida, los niños avanzan por varias etapas de movilidad, desde el reflejo de brazos y piernas sin desplazamiento, hasta la compleja capacidad de andar y correr.
Cada una de las funciones motrices está confinada a un nivel cerebral específico. El grado madurativo que el pequeño va alcanzando no es el resultado del paso del tiempo, sino que depende, en gran medida, de la oportunidad que se le de, al bebe, de moverse (desde su nacimiento)
Es importante que los peques pasen por las distintas etapas (arrastre, gateo, marcha, correr) ya que es esencial para la madurez de los niveles cerebrales. En concreto el gateo es fundamental para la organización neurológica cerebral.
Las funciones de las áreas neurológicas de la movilidad tienen máxima incidencia en las demás áreas, tanto las de carácter sensorial como las motrices. En concreto, el perfeccionamiento de las áreas visuales y auditivas de las que depende, en gran medida, el éxito escolar y social, no se puede lograr sin un notable desarrollo neurológico de la movilidad.

Por todo ello, conviene promover las actividades físicas correspondientes al primer año de vida del niño y su prolongación a lo largo de toda su etapa en Educación Infantil. 

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top