LOS CUENTOS Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Los cuentos son unas herramientas fantásticas para educar las emociones de los niños. Es fundamental que puedan aprender a conocer, expresar y regular sus emociones ya que éstas pueden afectar no sólo a su rendimiento escolar sino a su salud, bienestar y sobre todo, a su felicidad.

El desarrollo cognitivo debe ir siempre unido a desarrollo emocional. Podemos encontrarnos con personas muy inteligentes que no saben hacer frente a problemas personales, o se derrumban ante situaciones de estrés. Por ello tanto los padres como los educadores debemos prestar especial atención a las competencias emocionales: conjunto de conocimientos, capacidades, actitudes, hábitos, y comportamientos que ayudan a tener éxito en la vida tanto en la escuela como en el trabajo y en general en las relaciones interpersonales. Por un lado están las competencias intrapersonales como la autoestima, el autocontrol, la automotivación y por otro las competencias interpersonales, tales como la empatía la asertividad, la capacidad de resolución de conflictos, etc.

Las consecuencias de integrar dentro del currículo en los centros educativos el aprendizaje emocional y social son considerables: mejora el rendimiento académico, las conductas en el aula, el clima escolar,  la resolución de conflictos pacífica, etc. Debemos tener claro que el éxito académico y la inteligencia, en su formulación tradicional, no garantizan el éxito en la vida, ni el bienestar personal ni social, son otros factores los que sí lo hacen, tales como las competencias y las habilidades de tipo emocional.

Los cuentos, son algunas de las herramientas muy cómodas, sencillas y útiles para favorecer el desarrollo de la inteligencia emocional en los niños. La clave está en una selección adecuada de los mismos. Como siempre, lo más importante es que gusten a los niños y les diviertan. Nos debemos plantear qué habilidades y competencias queremos desarrollar para luego poder seleccionar aquellos cuentos que mejor cumplan esta función.

Por último, resaltar que es muy recomendable leer cuentos a los niños donde aparezcan diferentes familias, diferentes culturas, y diferentes problemas, ya que esa riqueza de situaciones les aportarán la diversidad y variedad necesarias donde el niño siempre podrá encontrar algo que le recuerda su propia situación.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top