Cómo estimular el lenguaje de nuestros hijos

Para desarrollar el lenguaje de nuestros hijos es importante realizar ejercicios en los que el peque nos imite lo que estamos haciendo.  Los primeros juegos serán de imitación motriz, aunque también debemos intentar que imite sonidos o estados de animo, como por ejemplo: jugar a imitar bailes, jugar a imitar caras, jugar a imitar movimientos con la boca…..
A medida que van creciendo, otros juegos que conviene utilizar son: dar ordenes de una sola acción (dale la pelota a papá), nombrar partes del cuerpo al mismo tiempo que se señalan, hacer preguntas al niño ¿cómo te llamas?¿de quién es ese juguete?, nombrar objetos y acciones diversas que se observen en una lámina o dibujo, en su habitación, nombrar alimentos conocidos en la cocina, nombrar personas conocidas en fotografías, por supuesto incluyendo al niño.
Es conveniente no preocuparse excesivamente y tener paciencia si el niño no empieza a hablar cuando todos lo esperamos. Muchos niños comienzan a hablar cuando de verdad surge la necesidad comunicativa.  Aunque no hablen todavía podemos seguir estimulándoles dirigiéndonos directamente a él, procurando que nos mire a la cara, hablándole de forma clara y articulando muy bien las palabras, despacito, enfatizando nuestro lenguaje.
Cuando el niño comience a hablar en su propia jerga, es importante escucharle y dejarle hablar, aunque no entendamos nada. No debemos interrumpirlo y responderemos como si hubiésemos entendido todo.  Sería conveniente a partir de los dos añitos y medio o tres, si nos encontramos con dificultades, trabajar en equipo con un logopeda.
El trabajo terapéutico y logopédico tratará específicamente la ampliación de la extensión de palabra: monosílabas, bisílabas, trisílabas y polisílabas.  La ampliación de la longitud de las frases: una palabra, dos palabras, tres palabras…., la concordancia, la unidad morfosintáctica de la frase y la articulación.
Por último queremos resaltar que es muy recomendable atender los avances del niño llevando un registro regular del vocabulario nuevo y ajustar en todo momento nuestro lenguaje a sus necesidades, que lógicamente irán variando con el tiempo.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top